El perchero, un útil complemento

El perchero es uno de los mejores complementos para tener al alcance de la mano, diversas prendas para nuestro vestuario. Desde sombreros, bolsos, abrigos, sombrillas, artículos que muchas veces no sabemos donde colocar.

Asimismo, se constituyen como organizadores de accesorios: cinturones, bufandas, pañuelos, elementos que permanecen guardados, pero que cuando se exhiben compaginan muy bien el conjunto de la decoración.

Por lo general el mejor punto para ubicarlos es en una esquina, en los recibidores. Y son muy útiles a la hora de recibir visitas, tanto en las casas como en las oficinas.

Los percheros pueden encontrarse de dos maneras:

De pie: tienen una base que les sirve para apoyarse en el piso, comúnmente tienen una altura 1,60 a 1,65 cm de modo que una persona de estatura media pueda acceder con facilidad a las prendas.

– De pared: ocupa menos espacio que el de piso y se pueden ubicar además en habitaciones, para colgar juguetes, muñecos, baños, donde se colgarían las toallas por ejemplo y hasta detrás de las puertas.

Actualmente se pueden encontrar en el mercado diseños modernos y propuestas bien interesantes:

Con lacados que dan vistosos colores, se pueden escoger entre la tradicional y sobria combinación de blanco y negro hasta tonos llamativos en naranjas, rojos, cerezos y anís, hasta colores texturizados. En materiales encontramos también diversidad, desde la tradicional madera hasta el acero rugoso, el aluminio.

También existen otro tipo de percheros, que son los plegables, vienen barnizados y naturales. Finalmente hay un diseño muy particular, Tree de Mario Mazzer a la marca Bonaldo. «Como su propio nombre indica, este objeto imita a la perfección uno de los símbolos de la naturaleza más conocidos, el árbol. Está disponible en acabado opaco en rojo, naranja, blanco, verde y antracita, pero también hay versiones brillantes en blanco, negro y oro».

Deja una respuesta