Inspiración Sueca en la Decoración de tu Hogar

Cuando terminé mis estudios de Bellas Artes tenía muy claro dónde quería estudiar mi Máster, de Restauración, en Suecia.

Lo que no sabía entonces es lo difícil que resulta, no solo adaptarte a una cultura diferente, sino, en el caso de Suecia, encontrar piso. No sé si ocurre lo mismo en todos los países de Europa, pero, en el caso de Escandinavia y, más concretamente, si lo que quieres es buscar piso en Estocolmo, ya te puedes ir cargando de paciencia.

Y es que, los que somos extranjeros en el país originario de Ikea no lo tenemos nada fácil. En Suecia reina la mentalidad “logom” (la cantidad exacta, justo lo necesario). Esta mentalidad está en todas partes, incluso cuando se trata de planificar las necesidades de la vivienda de la población.

En Suecia funciona un sistema basado en las listas de espera que, en un mundo ideal funcionaría a la perfección y le daría a todo el mundo las mismas oportunidades para vivir en cualquier área de una ciudad, ya que no solo incluye el tiempo de espera en la cola.

Ahora bien, las cosas en el mundo real son un poco diferentes, ya que el resultado de este sistema ha desembocado en un paulatino deterioro de las condiciones de acceso a la vivienda, sobre todo para los no nacidos en Suecia.

El problema es que muchas personas apuntan a sus hijos ya desde que nacen en estas listas, con lo que tienen muchos años de ventaja y hace muy difícil para los no nacidos en Suecia acceder a viviendas por este sistema.

Las Claves del Estilo Sueco en Decoración

Por todo ello, pasarían varios meses hasta que por fin di con el que sería mi piso en Estocolmo.

Era un piso más bien pequeño, pero tenía este estilo nórdico que tanto me gustaba y hacía que ganara más espacio.

Me gusta mucho la frase de uno de los decoradores de Ikea para describir las claves de este estilo, que resumía como “el estilo escandinavo es un bol de madera lleno de leche.”

La verdad es que la frase es una forma perfecta de resumir este estilo que tanto gusta de combinar muebles de madera con los lacados blancos, muchas veces dentro de la misma pieza decorativa.

Se trata de un estilo minimalista. No hay muchas molduras en este tipo de muebles, ni tiradores barrocos, ni tampoco muchos colores diferentes. Se trata más bien de colores básicos para este tipo de decoradores el blanco y la madera clara en varios tonos son las claves.

También se busca una concepción racional del espacio se busca aprovechar todos los rincones. En las casas suecas no sobra nada, todo está perfectamente aprovechado, pero con los muebles minimalistas las estancias nunca dan la sensación de estar abigarradas.

Como me faltaba darle el toque de casa y no quería llenarlo de cosas, pensé en darle este toque con los textiles. Así que encargué un par de cortinas y algunos manteles en Homeole, una empresa puramente española que nace, precisamente con la intención de ofrecer un espacio donde encontrar textiles de calidad para el hogar. Al ser una tienda online, la compra resulta muy fácil y práctica.

Su cuidada selección de textiles para el hogar con un estilo elegante y original, hacen muy fácil encontrar lo que necesitas.

Entre los textiles, las plantas y un par de objetos a los que le tenía mucho cariño terminé de decorar mi pisito sueco.

Me encantaba llegar a casa esos largos días de oscuridad y encontrarme en el confort de mi casa, una simbiosis de la calidez más española y esa sencillez nórdica que tanto me gustaba.