Las características de los muebles de lujo

A pesar de que la mayoría de españoles sigan luchando por llegar a fin de mes, y ahorrar algo por si surge algún imprevisto, existe un sector de la población cuya capacidad adquisitiva requiere bienes exclusivos. Es extraño el hecho de que, a pesar de la gran crisis que hemos pasado, la cantidad de ricos ha aumentado.

Y es que las crisis no significan que todo vaya mal, sino que las situaciones cambian y el mercado se mueve por otros caminos que antes eran poco probables. Y precisamente, es la gente con una visión de negocio capaz de detectar las oportunidades, y con la oportunidad de coger esta oportunidad y realizarla, la que tiene más oportunidades de aumentar su capacidad económica.

Podríamos hablar mucho sobre si las oportunidades no están distribuidas de igual manera, y también de lo poco que hacen los gobernantes para que esta situación cambie. Pero hoy no vamos a tratar estos temas, sino que vamos a tratar del lujo que se puede adquirir, y en concreto sobre los muebles.

Con el nacimiento de empresas como Ikea, que abogan por la utilización de muebles que tienes que construir tú mismo, los precios del mobiliaria han disminuido considerablemente. Pero como todo en la vida, en precio es un indicativo de la calidad del producto, y por tanto a menor precio más detalles se pierden.

Las personas que, como mencionábamos antes tienen una capacidad económica mayor, tienen la oportunidad de fijarse en los detalles. Y te preguntarás ¿en qué tipo de detalles hay que fijarse en el mobiliario? Pues la respuesta es bastante compleja, pues varía dependiendo del gusto de cada uno, pero principalmente los materiales de construcción, los grabados y el diseño de los materiales, marcan la diferencia.

Que se espera de un mueble de alta gama

Como comentábamos, la calidad de las materias primas es un elemento muy importante. Y prescindir de elementos que se pueden conseguir con facilidad, y sustituirlos por exclusivos, deja como resultado muebles únicos. Por tanto, materiales como el ébano, maderas nobles, pan de oro o nácar, son comunes en este tipo de muebles de lujo.

La sustitución de una cadena de fabricación de muebles, por las manos de un experto artesano, es otro de los elementos diferenciadores del mobiliario de alta gama. Los materiales mencionados anteriormente no pueden ser tratados por una máquina, sino que son los artesanos los que a través de antiguas técnicas crean muebles únicos.

El diseño también cuenta mucho, y un mueble de lujo no tiene por qué ser sobrio. Los artesanos pueden realizar verdaderas obras de arte, ya que un mueble puede ser un objeto artístico que responde a un concepto creativo. Existen muebles de hace más de cien años que se guardan en museos y que son verdaderas obras de arte que hay que preservar.

Por último, la sofisticación es uno de los puntos más importantes de los muebles de gama alta. El perfecto equilibrio entre lo clásico y lo moderno puede ser difícil de conseguir, pero es importante de cara a crear muebles exclusivos. Al fin y al cabo, los muebles son un elemento de diseño de interior que se deben adaptar a cada circunstancia dentro del diseño de la habitación.

Este tipo de muebles se pueden encontrar en casas de lujo y mansiones, pero no hay porqué gastarse un dineral para poder disfrutar de este tipo de mobiliario. Existen hoteles de lujo, en los que el mobiliario es una parte esencial del diseño de la habitación. Es el caso del Mercer sevilla, un hotel de lujo en el centro de Sevilla cuyos detalles en mobiliario, iluminación, arte y servicios crean un ambiente inigualable en el que disfrutar del ambiente sobrio y refinado de un hotel de lujo, en un marco típico andaluz.

En conclusión, hemos visto en qué se caracterizan los muebles de lujo, y cómo no hace falta comprarlos o alquilar una casa carísima para poder disfrutarlos.