Limpiar Muebles de Madera

¿Nunca habéis levantado un vaso de vuestro mueble favorito y habéis visto con horror cómo quedaba un círculo marcado sobre la madera? ¿Nunca habéis probado a limpiar un mueble viejo con un producto milagroso que os ha “salido rana”?  A menudo manchamos nuestros muebles debido al uso que les damos y esto no es evitable en la mayoría de los casos, por eso es tan importante conocer algunos trucos para mejorar su aspecto, cuidarlos y limpiarlos adecuadamente.

Olores

Animales que se restriegan en las puntas de los muebles. Gatitos que orinan en la pata de la mesa del salón para marcar su territorio. Un medicamento derramado… Olores, en definitiva, que quedan impregnados en la madera y cuenta muchísimo de sacar. A todos nos ha pasado esto alguna vez, por una razón o por otra, así que ¿cómo los evitamos? Apuntad estos dos ingredientes que la mayoría de la gente tiene en casa: bicarbonato y vinagre.

Impregna la zona a lavar con vinagre, del tipo que sea, y añade después bicarbonato. La mezcla de ambos productos hará que el bicarbonato se convierta, por unos momentos, en un producto efervescente que ayudará a sacar los malos olores a la superficie de la madera. El vinagre, por su parte, es un eliminador de olores por sí mismo así que uniendo ambos productos tenemos una bomba de limpieza antiolores perfecta para nuestros muebles.

Manchas

Desgraciadamente, aunque podéis encontrar miles de artículos en Internet que os hablarán de trucos caseros con los que limpiar las manchas en la superficie de los muebles; que si aceite, que si vinagre, que si con el calor de la plancha… pero la realidad es que hay manchas que no salen, hagas lo que hagas y en esos casos lo mejor para arreglar el estado del mueble es decapar, lijar y barnizar.

Coge una lija de grano fino y elimina el barniz del mueble, sigue lijando sobre la mancha hasta que esta desaparezca con una lija de grano un poco más grueso y luego, para alisar, vuelve a la lija de grano suave. Una vez eliminada la mancha aplica de nuevo un buen barniz para proteger el mueble. Aplícalo por toda la superficie y no sólo por donde estaba la mancha, así evitarás que se note la diferencia. Y ¡Voila! Desapareció la mancha.

Prevención

De todos modos, para no tener que recurrir a este tipo de trucos caseros o de rehabilitación de muebles, es primordial prevenir. Por ejemplo: jamás limpies tus muebles de madera con un producto que no esté preparado para ello. Yo os recomendaría la marca Deterín que tiene productos de limpieza para casi cualquier superficie y además respetan el medio ambiente. Con ellos seguro que tendrás los muebles a salvo pero lo importante es que os aseguréis que le vais a dar al producto el uso indicado. Es decir, aunque parezca de Perogrullo no apliquéis antigrasa de la cocina sobre un mueble de madera, ni uséis el limpiacristales para quitar el polvo. Esos productos son abrasivo y, a la larga, podéis estropear el mueble antes de hora. Leed atentamente las indicaciones y seguid las instrucciones o tendréis problemas.