Museo en Estocolmo sobre los muebles de Ikea

Un museo de Estocolmo consagra una exposición a Ikea, el fabricante de muebles baratos que ha transformado los interiores de todo el mundo. Desde la primera mesa desmontable de mediados de los años 50 a las últimas creaciones lúdicas, pasando por los salones típicos de los años 60 o el diseño más depurado e «in» de los años 90, el museo Liljevachs traza en una decena de salas el más de medio siglo de historia del gigante sueco.

La gente quiere reconocer sus viejos muebles, los de su adolescencia, los de sus casas, sus familias. Ciertamente van a comenzar a hablar de sus propias vidas. La exposición cuenta lo que Ikea y su fundador y ahora multimillonario Ingvar Kamprad no podían ya contar, al no haber conservado ejemplares de la marca amarilla y azul.

“Pensé que Ikea tendría unos archivos formidables, donde sólo hacía falta ir y elegir aquello que deseas, pero no fue el caso», explica Bengtsson, responsable de la exposición. “Hubo que llamar a vecinos, a amigos, a coleccionistas y pusimos anuncios por toda Suecia para lograr lo que queríamos, pero fue difícil», dijo.

En las paredes, donde figuran los célebres catálogos de muebles de Ikea, desde el primero que fue editado en 1951, unos paneles cuentan la historia del fabricante y muestran las imágenes graciosas de los clientes tratando de meter los emblemáticos paquetes planos en sus pequeños Volvo de los años 50.

La exposición aborda también uno de los episodios menos conocidos de la historia de Ikea como la serie limitada de los años 90, fabricada a mano, que reproducía muebles antiguos suecos del siglo XVIII, una serie que causa furor ahora en las subastas.

Deja una respuesta