Un nuevo salón comedor

Estamos de reformas. Nos ha dado una locura y vamos a reformar el salón y la habitación y, por supuesto, a comprar muebles nuevos para toda la casa. La verdad es que llevaba tiempo pidiendo a gritos algún cambio toda la casa y me parece que ahora es el momento perfecto.

A veces no es tanto el dinero que ahorres sino cómo lo inviertas porque nosotros no es que hayamos ahorrado un pastizal pero con lo poco que tenemos y nuestro adorable Ikea ya tenemos todo listo para lo que tenemos en mente.

Obviamente la mayoría de las cosas pensamos hacerlas a mano. Algún mueble reformado, diseños propios, decoraciones con reciclaje y, como ya he dicho, muebles prefabricados bonitos y económicos, pero claro, hay alguna cosa en la que necesitamos a profesionales. Por eso hemos confiado nuestro salón, y la pared que va a desaparecer, a Marti reformas integrales.

Son una empresa de reformas integrales que te asesora para que puedas conseguir aquello que necesitas al mejor precio posible. Nosotros estamos muy contentos y no hemos tenido que buscar demasiado porque resulta que tenemos una de las mejores empresas de reformas integrales en Cullera y no teníamos ni idea. Nos la recomendó bastante gente y acudimos a ellos sin pensarlo mucho y la verdad es que hemos acertado.

La idea es tirar una pared que separa el comedor de una especie de salita de estar con la intención de unir ambos espacios y conseguir así una estancia mucho más grande y luminosa porque creo que le vamos a dar mucho más uso y nos va a ofrecer mucho más juego que tal y como había estado hasta ahora.

De hecho da la sensación de que la casa hubiera aumentado de tamaño. Sí que es verdad que hemos perdido una habitación pero tampoco es que nos hiciera falta y hemos ganado en espacio y comodidad, además, ahora es todo muchísimo más funcional que antes.

En la pared del fondo voy a colgar un cuadro que estoy creando a base de chapas. Y vosotros pensaréis que estoy loca ¡Pero no! Está quedando súper original y elegante y más barato no nos podría salir así que estoy encantada con mi nuevo cuadro-mural, porque es grande, no os vayáis a pensar que es un cuadro pequeñito de estos que se cuelgan en los pasillos con marcos de madera porque es mucho más que eso.

Mi marido se ha traído la mecedora vieja de su madre del campo y la está puliendo y barnizando y el contraste ese de algo tan moderno con un mueble que se nota antiguo crea un ambiente increíble. Eso es algo que os recomiendo encarecidamente, no temáis mezclar lo viejo con lo nuevo porque si tenéis buen gusto puede ser una auténtica pasada el resultado que consigáis.

Obviamente cada casa es diferente y cada uno tiene su gusto propio pero es simplemente una idea que os doy ya que a mí me parece que queda genial en mi nuevo salón.

Deja una respuesta