Mobiliario para personas con Parkinson

El Parkinson es una enfermedad que desgraciadamente afecta cada vez más a nuestros mayores. Ante el diagnóstico, hay que ponerse en marcha para crear un entorno que asegure cierta calidad de vida ante el enfermo. Uno de esos puntos es la preparación del hogar, especialmente para los estadios más avanzados de la enfermedad. Aquí damos algunos consejos sobre qué hacer con los muebles de una casa de afectado de Parkinson.

-Para empezar, hay que evitar cualquier tipo de peligro que suponga un tropiezo o que la persona se resbale: nada de alfombras, suelos pulidos, cables que descuelguen…

-El orden es fundamental en una casa con personas enfermas de Parkinson en su interior. Cualquier mínimo obstáculo puede suponer una caída o tropiezo. No debe haber ningún objeto por el suelo, los utensilios de cocina, teléfonos y demás aparatos de uso regular deben estar al alcance de la persona sin hacer demasiado esfuerzo. Por supuesto, siguiendo esta línea, hay que recordar que la disposición de los muebles ha de ser sencilla.

-En la cocina, pueden modificarse las alturas de los estantes para evitar el sobreesfuerzo. En cuanto a la hora de preparar la comida, hay que medir la gravedad de la enfermedad; los más afectados no deben encender el fuego ni cocinar con aceite. Una buena opción es la comida envasada, de la que por suerte, ahora abunda.

-En el dormitorio, conviene que la cama tenga una altura adecuada. Para hacerla más baja o cómoda, pueden cortarse las patas. Si es demasiado baja y puede provocar que nuestro mayor caiga hacia atrás, puede colocarse un suplemento de los que venden en ferreterías.

-En el salón, es mejor una silla que un sillón que produzca dificultad para levantarse, así como también es preferible una silla de oficina giratoria. Lo importante es que la persona pueda estar con el respaldo recto.

-En el baño, es mejor una ducha de plato que una bañera. Y colocar una alfombra que se mantenga pegada al suelo en lugar de una alfombrilla de tela que pueda producir resbalones.

Si bien es cierto que cada vez hay mayores facilidades conforme la ciencia avanza,  la colocación de los muebles en la casa de un enfermo de Parkinson puede mejorar aún más su calidad de vida, facilitándole el trabajo y haciéndole sentir más útil.

Ante cualquier situación extrema en que la persona necesite abandonar su hogar por que no se encuentra dispuesto, puede contactar con clínicas especializadas como la Clínica Benviure  en Barcelona, donde diferentes expertos tratarán a la persona para hacerle más liviana su situación.

Deja un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.