Iluminación LED: el diseño para ahorrar

 

Supongo que al igual que todos los españoles, sufres cuando llega a casa el recibo de la luz. Aunque Mariano Rajoy quiera decir que estamos saliendo de la crisis, que la recuperación económica es un hecho, lo que está claro es que los bolsillos de los ciudadanos siguen sin notarlo. Al contrario, en aspectos básicos como la luz es donde más se acusa.

Solo hay que echar un ojo a una factura de la luz para comprobar que, aunque el gasto que hacemos, o intentamos hacer, cada mes se reduce más, los impuestos que se incluyen hacen que se eleve al infinito. Si estás cansada como yo de esto, te voy a comentar que hay una opción para decorar nuestro hogar, que puede ayudarnos a reducir el consumo en la factura de la luz. Y además, es muy elegante: hablo del sistema de iluminación por LED.

 

Un LED es un dispositivo electrónico (diodo) que transforma la energía eléctrica en luz. Seguramente que lo hayas oído para los televisores, pero ahora también se realiza en los muebles del hogar. Se caracteriza por su bajo consumo y buena adaptación.

De esta manera, las lámparas led para cultivo producen menos consumo y son más eficaces que las lámparas tradicionales, dado que emiten mayor luminosidad por vatio consumido. Además, cultivo con led suelen tener mayor duración y ser más resistentes, lo que nos permite un pequeño ahorro a largo plazo. ¿Aún sigues dudando?

Pues te contamos que estas lámparas led cultivo pueden adoptar un tamaño muy reducido, con lo que podemos pensar en decorar la casa de una manera diferente y pensando en que nuestro salón parecerá más grande. Por ejemplo, una de las mejores opciones es emplearlas como focos de luz que contribuyan a complementar la iluminación de nuestro hogar. Te daré un pequeño truco, prueba a colocar colocando pequeñas led para cultivo debajo de estanterías, en escaleras, alrededor de un cuadro o entorno a un espejo, y así podrás generar puntos de luz para resaltar los elementos de tu casa.

Estos led para cultivo no solo se pueden emplear en zonas interiores, al contrario, son ideales para los exteriores. Como por ejemplo en terrazas y jardines. Y es que por su tamaño y capacidad de iluminación, son perfectas para alumbrar caminos de entrada, escaleras o cenadores.

Pero como te llevamos diciendo todo el rato también se pueden emplear como elementos de decoración. Por ejemplo, prueba a iluminar macetas o enroscarlas entorno a los árboles para crear un ambiente más acogedor. Sin duda, un toque chip de la manera más simple.

Un último consejo, no todo lo que es LED reluce. Me explico, cuando vayas a comprar bombillas de este tipo, asegúrate de que procede de fabricantes conocidos y seguros para evitar posibles disgustos en el futuro. Analiza antes de comprar que uso le vas a dar a esa bombilla, y a partir de ahí, mira en la caja, ya que viene la potencia, dónde aparecen los vatios que consumen y los lúmenes que producen, es decir, la intensidad de la luz). Me refiero a que si es para iluminar una simple sala, no puedes comprar la bombilla de mayor potencia.

Espero que te haya venido bien este artículo. La verdad es que estamos pasando un mal momento para los bolsillos, de ahí que poder ahorrar unos euros con estos avances, y además, poder decorar con gusto, es algo que se agradece y mucho.

 

 

Deja un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.