Las mejores noticias de inmobiliario y muebles para hogar.

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Qué tipo de metales son los más adecuados para decorar exteriores y cómo proporcionarles una protección adecuada y duradera

Ya sea meramente decorativo o con un propósito específico, el metal se está volviendo cada vez más popular como elemento de diseño para exteriores. Sin embargo, la humedad, la lluvia, las heladas y los fuertes cambios de temperatura pueden dejar marcas en los objetos metálicos.

Te diremos qué metal es especialmente adecuado para su uso en el patio y el jardín y cómo protegerlo mejor.

Acero, acero galvanizado, acero COR-TEN, aluminio, acero inoxidable: básicamente todos estos metales son adecuados para la producción de elementos decorativos y/o funcionales para uso en exteriores. Que lo disfrutes durante mucho tiempo depende únicamente de si proteges el material correctamente desde el principio.

Acero: la pintura protectora para metales o el spray de zinc mantienen alejado el óxido

Como todos los metales ferrosos, el acero es muy susceptible a la corrosión. La causa principal es la humedad que, en combinación con el oxígeno atmosférico, provoca procesos de oxidación química en la superficie del acero y provoca oxidación. Por eso, es importante utilizar elementos fabricados con este material, como un brasero, una reja o una barbacoa, deben protegerse con un

tratamiento superficial adecuado.

Para ello es adecuada, por ejemplo, una imprimación antioxidante más una pintura protectora para metales. Esto forma una barrera impenetrable contra la humedad utilizando componentes como resinas, partículas de vidrio y otras sustancias repelentes al agua. Alternativamente, puedes tratar la superficie de acero con spray de zinc.

Acero galvanizado: base de zinc como ánodo de sacrificio

Al galvanizar, el acero se recubre con una fina capa de zinc, que proporciona una excelente protección contra la oxidación. En comparación con el acero más noble, el zinc actúa como ánodo de sacrificio y, por lo tanto, evita que el metal se corroa hasta que esté completamente corroído. Este efecto también funciona a cierta distancia, de modo que también se protegen los defectos en la capa de zinc y los bordes de corte expuestos que no sean demasiado anchos. Sin embargo, la corrosión bimetálica resultante provoca una erosión acelerada de la capa de zinc circundante.

La Asociación Técnica Española de Galvanización (ATEG), recalcan que puedes lograr una protección óptima tratando el acero galvanizado en los lugares donde cortó el material y, por lo tanto, dañó la capa de zinc. El spray de zinc es ideal para esto, ya que forma una película protectora robusta contra la corrosión.

Acero COR-TEN: óxido elegante como protección contra la corrosión

El acero COR-TEN forma una capa barrera muy densa de fosfatos o sulfatos en su superficie debajo de la pátina característica, que protege el metal de una mayor corrosión. De este modo podrás ahorrarte el tedioso tratamiento de la superficie.

Dado que el acero COR-TEN representa un obstáculo insuperable para los caracoles, es adecuado, por ejemplo, como material para camas elevadas.

Aluminio: la capa de óxido natural protege contra la destrucción

Como cualquier metal, el aluminio forma una capa de oxidación natural cuando entra en contacto con el oxígeno. Sin embargo, a diferencia del acero, su crecimiento se detiene entre 2,5 y 4 micrómetros.

Esto significa que el metal subyacente está óptimamente protegido contra influencias corrosivas. Sin embargo, esto sólo funciona mientras el aluminio permanezca en un ambiente con pH neutro.

Si el valor del pH fluctúa, por ejemplo debido al aire salado del mar, la capa de óxido puede salirse de control. Pequeñas partículas de óxido transportadas por el aire pueden depositarse y extenderse. El resultado es óxido en el aluminio.

Esto sólo puede evitarse mediante una protección adicional de la superficie de aluminio.

Para esto se utiliza con mayor frecuencia el recubrimiento en polvo. No es raro que el material

también esté anodizado.

Acero inoxidable: un cuidado regular mantiene su belleza

Debido a su alta durabilidad, el acero inoxidable es un material popular para uso en exteriores. Sin embargo, la suposición de que el acero inoxidable es esencialmente inoxidable es un malentendido muy extendido.

La resistencia a la corrosión del metal depende del contenido de cromo, ya que este componente es responsable de la llamada pasivación natural. Si la aleación contiene más del diez por ciento de cromo, se puede suponer que no tiene óxido. Los aceros inoxidables clasificados como inoxidables tienen un contenido medio de cromo del 14 por ciento.

Al elegir acero inoxidable para uso en exteriores, asegúrate de tener en cuenta la clasificación de resistencia a la corrosión.

  1. KBK 1 incluye aceros inoxidables con menos del doce por ciento de cromo, que tienen un bajo nivel de protección contra la corrosión y deben protegerse de las inclemencias del tiempo con un revestimiento.
  2. Los aceros inoxidables KBK 2 son inoxidables en condiciones normales de funcionamiento. Normal significa que el ambiente debe tener un pH neutro.
  3. Si vives cerca del mar, necesitas al menos acero inoxidable KBK 3.

Para que los elementos exteriores de acero inoxidable conserven su belleza durante mucho tiempo, es necesario cuidarlos periódicamente. Para ello se recomienda, por ejemplo, un spray para el cuidado del acero inoxidable. Esto no sólo deja una película protectora duradera y repelente al agua, sino que también evita la antiestética acumulación de suciedad.

Cómo pintar objetos zincados o galvanizados

Así de fácil es pintar vallas galvanizadas, barandillas galvanizadas o canalones.

El zinc puede desarrollar una neblina gris antiestética debido a los efectos del clima, lo que hace que la superficie parezca moteada. Te mostramos ahora cómo pintar correctamente el zinc y dar un nuevo brillo a los objetos metálicos:

Material necesario:

  • Vellón de pintor.
  • Papel de lija.
  • Esponja.
  • Agua clara.
  • Amoníaco.
  • Líquido lavavajillas.
  • Guantes y gafas de seguridad.
  • Cepillo de mano.
  • Cinta de pintor.
  • Destornillador plano.
  • Pintura protectora de metales antioxidante.
  • Pinceles anulares de alta calidad para pinturas a base de disolvente con cerdas naturales.
  • Papel de aluminio o bolsa.
  • Aguarrás o limpiador de brochas.

A la hora de pintar, siempre es importante disponer de las herramientas adecuadas: las pinturas protectoras de metales antioxidantes son pinturas de resina sintética, por lo que los pinceles de cerdas naturales son adecuados porque garantizan un procesamiento y una fluidez óptimos. También puedes trabajar directamente desde el bote de pintura con un pincel. Para superficies más grandes es mejor utilizar rodillos de pintura, ya que permiten pintar de forma rápida y sencilla y garantizan una superficie uniforme y fina. Para herramientas más grandes como un rodillo de pintura de este tipo, primero debes verter la pintura en una bandeja de pintura.

Paso 1: lijado

Antes de empezar a pintar, debes proteger el área circundante colocando vellón de pintor. Ahora lija bien el objeto galvanizado para que la superficie quede rugosa. Esto hace que el siguiente paso del lavado con agente humectante sea aún más eficaz.

Lijar puntales redondos y arcos en la cerca es particularmente fácil si se corta el papel de lija en tiras y se pasa alrededor de los puntales individuales.

Paso 2: aplica un agente humectante para lavar

Es absolutamente necesario un lavado con agente humectante en metales de zinc y superficies galvanizadas antes de pintar para eliminar las sales de zinc. Porque estos pueden atacar y destruir los aglutinantes de la pintura. El resultado es que la pintura no se adhiere correctamente y, en el peor de los casos, puede desprenderse.

¡Asegúrate de usar guantes y gafas de seguridad al preparar y aplicar el agente humectante!

Para lavar el agente humectante, mezcla amoníaco y agua en una proporción de 1:10 y luego agrega unas gotas de líquido lavavajillas.

Aplicar la mezcla con una esponja o vellón abrasivo y trabajar sobre la superficie hasta que se forme una espuma grisácea.

Deja que la espuma del agente humectante actúe durante 10 minutos y luego enjuágala bien con agua limpia. Una vez que la superficie esté completamente seca, puedes empezar a pintar.

Paso 3: aplica una imprimación adhesiva especial

Abre la lata de imprimación con un destornillador. La mejor manera de hacerlo es levantar la tapa poco a poco. Si la tapa se levanta con fuerza solo en un lugar, se puede doblar y no cerrar completamente más adelante.

La imprimación adhesiva especial es adecuada para todos los metales no ferrosos como zinc, cobre y aluminio y, por lo tanto, también sustituye a una imprimación adhesiva de zinc.

Puede ser que la base adhesiva especial se haya asentado ligeramente. Esto no es un defecto de calidad, sino un proceso normal que puede ocurrir con el tiempo. Para que vuelva a tener una consistencia uniforme, revuelve siempre completamente la base adhesiva con un agitador de madera antes de pintar.

Aplicar la imprimación adhesiva especial sobre toda la superficie para asegurar una óptima adherencia de la pintura al zinc posteriormente. Deja secar la imprimación adhesiva especial durante 6 horas.

Scroll al inicio