Los 10 mandamientos de toda mudanza inteligente

Los 10 mandamientos de toda mudanza inteligente

Ha llegado la hora de empacar y comenzar desde cero en una nueva casa.  Pero desde que uno apaga las luces del hogar por última vez, hasta que hace la primera cena de celebración en la nueva casa, hay un gran trecho llamado “mudanza” que recorrer.

Así que aunque siempre creemos que ya nos la sabemos todas, aquí te dejamos 10 cosas en las que debes pensar antes de empacar y decir adiós:

  • Por supuesto que lo primero que pensaste es que había que desmontar todos los muebles, ya que sería la forma más rápida y práctica de trasladarlos. ¡Equivocado! Los muebles de conglomerado y maderas sospechosas mantienen su estabilidad solo si están unidos, y por su parte, las estanterías deben ser trasladadas en bloque, así se mantienen íntegras y una vez en casa, no tendrás que jugar a los rompecabezas armando de nuevo cada una de ellas. Incluso, según Mudanzas Alicante, líderes en mudanzas en España, te recomienda preguntarle a tu empresa por sus servicios de desmontaje y montaje de muebles.
  • Ya que has decidido mudar algunos muebles sin desarmar, no cometas el error de no asegurar las puertas o cajones. Si no lo haces, cuando el personal de mudanzas esté cargando los muebles podrían golpear alguna puerta o cajón que se abrió de sorpresa y dañar la tapicería. Pero cuidado, porque si lo haces con una cinta de embalar cualquiera, igual puede dañar las maderas y superficies más delicadas. Lo mejor es desmontar o cubrir con plástico primero y luego fijar con cinta.
  • De seguro que tienes algunos muebles de gran valor en casa; algún jarrón muy antiguo o alguna vajilla de porcelana que ha sido herencia familiar por años. Si es así, no dejes de tomarle fotos a cada uno de ellos antes de empacarlos. Es como crear tu propio registro de evidencias fotografías que sirvan como garantía en caso de que alguno sufra algún daño en el proceso de traslado.
  • Por esta misma razón tampoco deberías dejar pasar mucho tiempo sin desembalar todo para verificar si hubo algún daño. Sabemos que quieres tomarte tu tiempo para desempacar y diseñar tus nuevos espacios a tu gusto. Pero la mayoría de las empresas de transporte tienen un límite para reclamaciones de 24 o 48 horas, así que si quieres ser escuchado cuando quieras reclamar por los daños en la vajilla regalo de la abuela, lo mejor es que revises los muebles al día siguiente de la mudanza.
  • Algunos pensarán que tuvieron una idea revolucionara al elegir utilizar las bolsas de Ikea o Amazón para empacara algunas cosas y así no tener que embalar tantas cajas, pero esto podría convertirse en tu peor enemigo al momento de guardar todo en el camión de mudanzas. Mientras las cajas son apilables sin problemas, sucede todo lo contrario con bolsas gigantes, mal cerradas y de formas abstractas o, peor todavía, frágiles bolsas de basura que se rompen con demasiada facilidad.
  • No dejes pasar la oportunidad de renovarte con esta mudanza. Nos referimos a hacer una limpieza a fondo de todas tus pertenencias. Ya que debes sacar todo de los armarios y las cajas, podrías aprovechar para deshacerte de todo lo que ya no sirva o no uses. No pierdas espacio en las cajas y el camión de mudanzas guardando la lámpara favorita de tu hijo cuando era pequeño y que ya no usará jamás o con el estante roto que guardaste para “arreglar” hace cuatro años.
  • En cuestión de servicios no dejes para mañana el pago que podría hacerse hoy. Y no nos referimos a llevar las facturas al día si no a darte de alta en tu nueva casa para los servicios de luz, agua o Internet, por ejemplo. Al final tendrás una casa perfectamente decorada, pero sumida en la edad de piedra sin Netflix, Wifi o agua caliente.
  • No dejes que la mudanza sea una experiencia engorrosa para los pequeños de la casa. Intenta que su habitación sea la última que se desmonte y la primera en armarse, y que las cajas con sus juguetes y pertenencias sean las primera en abrirse.
  • No seas un novato en mudanzas y te olvides de mantener las cosas importantes, como el ordenador, los papeles de la mudanza, el contrato de la nueva casa, etc., en lugares separados, a la mano y bien identificados, de manera que puedas acceder a ellos sin problema.
  • No hagas cajas demasiado grandes y pesadas imposibles de transportar. Olvídate de empacar el salón de juegos entero en una sola caja solo porque cabe. Aprende la forma correcta para empacar a la hora de una mudanza; libros en cajas pequeñas, edredones en cajas grandes, etc…