El reto  de decorar casa nueva

El reto de decorar casa nueva

Después de la odisea de encontrar casa llega el momento de amueblar y decorar tu casa nueva. Esto que a priori puede ser algo ilusionante puede convertirse en un gran reto pues no todo el mundo tiene nociones decorativas ni mucha instrucción en el arte de combinar formas y estilos para evitar que al final obtengamos un popurrí hortera de formas antagónicos, colores irreconciliables y combinaciones hirientes.

Decorar es un gran reto

No se trata de tener un máster en estilismo y decoración, pero cuando uno se juega su salud mental y paz interior no está de más que se ponga un poco al día con lo que se lleva en el mundo del estilismo del hogar para poder definir sus gustos. Esto no asegura nada, pues se corre el riesgo de acabar mezclándolo todo con un pésimo gusto, pero si buceamos dentro de las tendencias decorativas quizá logremos no volvernos demasiado locos y ser capaces de acertar a la hora de elegir colores, decoración y muebles lo suficiente como para que nadie salga  corriendo nada más cruzar la puerta.

Una buena técnica es navegar por internet y ver lo último en decoración para poder definir nuestros gustos. En la red podemos encontrar estilos diversos como el Mid-Century Moderno, el estilo Granja, Clásico Moderno, Industrial, Náutico, Bohemio y Nórdico… Estilos que tienen características muy concretas, algunos de ellos se pueden combinar como el Century Moderno con el Industrial, el Náutico con el Nórdico, Industrial con Nórdico e incluso con el estilo Granja, pero el que resulta mucho más complicado es el clásico moderno, cuesta conjugarlo junto a otros estilos. Curiosamente este último es el típico que se ha visto hasta hace nada en las casas españolas pero afortunadamente esto va quedando en desuso en favor de los otros estilos y además éste mismo se ha renovado en los últimos años y aunque sigue siendo un estilo cargado sus colores son mucho más ligeros.

Hacia la búsqueda de la paz y el equilibrio

En los últimos años está proliferando el gusto por lo sencillo, los ambientes ligeros, luminosos, poco cargados, líneas simples, ambientes hogareños pero huyendo de esa sensación de apelotonamiento de los muebles, buscando paletas de colores neutros y afines en intensidad y color, en pocas palabras, se busca el equilibrio y la paz.

En estos términos destaca la línea nórdica tan de moda hoy en día en el mundo del mueble. Podemos apreciar cierta ensoñación de contacto con la naturaleza, predominan los colores poco estridentes y que nos trasladan al mar y al cielo con los tonos azulados, y a los bosques con los tonos ocres y madera. Al fin y al cabo se trata de una comunión entre hogar y todo lo natural.

El nórdico, se lleva la palma

En los últimos tiempos, con la proliferación de las tiendas Ikea a nivel mundial, se ha extendido esta moda del mueble nórdico y es precisamente por ello por lo que han proliferado muchos competidores en este sector para esta gran cadena entre los que podríamos nombrar Skadium, Finnnish Design Shop, Danish Desing Store y Dekowood entre otros.

Dekowood es una de esas empresas que ha proliferado siguiendo esta nueva tendencia y que se ha adaptado al mercado para ofrecer al cliente, tanto en tienda física como en tienda online, muebles de inspiración nórdica pero totalmente diseñados y fabricados en suelo y materiales españoles. Esta empresa valenciana cuenta con 5 colecciones entre las que poder elegir los muebles que nos ofrecen: colección Roser como su nombre nos sugiere es la versión rosa de sus muebles combinándolos con el toque madera que tienen todos sus diseños; la colección Molsa se refiere esta vez al verde turquesa; seguidamente tenemos el color gris en la colección Còdol; luego encontramos la colección Print en la que están los muebles con motivos decorativos impresos y la colección Black and White que como podemos intuir engloba a los muebles con un toque blanco y negro. De esta manera los diseñadores de Dekowood intentan cubrir los diferentes gustos con esta paleta de colores y poder alcanzar así a mayor número de compradores.