La limpieza del mobiliario de oficina es vital

La limpieza del mobiliario de oficina es vital

Las oficinas y centros de trabajo tienen que tener las mejores condiciones. Si en el pasado este tipo de asuntos no se valoraban tanto, actualmente si que se le da la importancia que merece a la limpieza. Sectores como el de riesgos laborales han hecho que gradualmente las empresas se hayan concienciado de lo importante que es tener las oficinas en perfecto estado para los trabajadores o los clientes en caso de que sean abiertas al público.

El mantenimiento adecuado ayuda a trabajar mejor

Aunque los lugares de trabajo funcionen y se realice el trabajo diario bien, el mantenimiento de la oficina es importante. Un papel importante lo tienen los muebles de oficina, que por lo general acostumbran a ser de lo más resistentes, pero donde debes siempre vigilar que estén en buen estado para que la vida laboral y profesional en la oficina sea lo mejor posible.

Los muebles tienen que tener calidad y ser duraderos, con independencia del material en que estén realizados, tanto metálicos, como plásticos o maderas, que deberán ser sencillas de limpiar y que después se mantengan en óptimo estado.

La limpieza de la superficie en los muebles

Limpiar la superficie es fundamental, tanto por motivos estéticos como para la propia conservación. A la hora de eliminar el polvo lo mejor es usar aspiradoras o los clásicos plumeros. Los productos de limpieza también son una opción que tenemos y hay una gran variedad para elegir tanto en tiendas físicas como en las de ahora tan de moda tiendas online. En Stocknet una de estas tiendas online, se pueden comprar cómodamente toda clase de productos y maquinaria de limpieza y no son pocas empresas las que optan por comprar online desde la propia oficina y que los productos lleguen al centro laboral.

Eso sí, conviene tener cuidado y asesorarse bien a la hora de comprarlos, pues hay ciertos agentes químicos que pueden ser de lo más agresivos para el mobiliario de oficina.  Para asegurarse que uno acierta, lo mejor es optar por la confianza que dan los profesionales del sector.

Las sillas, las grandes olvidadas

Muchas veces nos olvidamos de ellas, pero las sillas necesitan un mantenimiento mínimo, pero que hay que proporcionárselo. Sus elementos quedan sellados y se calibran para poder funcionar durante un determinado tiempo y también conviene revisar que los tornillos de las sillas queden bien ajustados después de haber pintado.

La madera y la luz, malos compañeros

No te olvides de que si tienes muebles de madera en la oficina de tenerlos lo más alejados posible de la luz, pues afecta a la madera, por lo que lo mejor es evitar su exposición al sol. Si quieres conservarlo, ya sabes, sol no, gracias.

La humedad, otro problema

Un factor también dañino es la humedad, pues puede llegar a provocar olores no deseados y que se desgasten algunos materiales, por lo que lo mejor es que el espacio quede aireado y se le de mantenimiento a los sistemas de aire acondicionado de la oficina.

¿Cómo cuidar los elementos de los muebles de oficina?

Existen muebles a los que les debemos dar gran cuidado como las cajoneras o los archiveros, puesto que tienen componentes como las cerraduras bisagras o rieles que demandan un buen mantenimiento.

Esperamos que después de todos estos consejos, tengas más nociones de cómo puedes conservar en óptimo estado los muebles de tu oficina o centro laboral, lo que permitirá que los empleados y usuarios pueden concentrarse en sus trabajos, lo que redundará en una buena productividad en las empresas.

Conviene tener siempre presente que el mobiliario es de las partes que suele ensuciarse más y donde debemos prestar más atención. El mobiliario acostumbra a coger polvo de forma natural con el paso de los días, a lo que se suma el que los trabajadores acostumbran a utilizar sus escritorios todos los días, lo que hace que se acumule progresivamente la suciedad.

En este sentido, para el día a día, siempre se puede pasar un trapo o bayeta con agua o líquido de limpieza. Así el polvo no se escapa.  Si el acabado del mobiliario es de un tipo de material o materiales que necesiten un tratamiento distinto, apuesta por utilizar productos más adaptados y que no dañen a los muebles.